<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1722892944661005&ev=PageView&noscript=1" />

Consejos para conservar un jamón ibérico

       

Todos hemos tenido alguna vez esa desagradable experiencia que después de ser cortado al cabo de unos días puede salir ese desagradable moho; Hay quien es partidario de mojar con aceite la parte descubierta tras el corte protegiendo con un papel transparente de cocina, cierto que se conserva pero el aceite puede cambiar el sabor y la protección del papel impide que transpire el ...

Consejos para conservar un jamón ibérico

Consejos para conservar un jamón ibérico o de bellota en nuestra casa

Como todos ya sabéis uno de los productos estrellas en las fiestas de Navidad es un buen jamón de bellota pero ¿sabéis como conservarlo una vez que lo tengáis  en vuestra casa? teniendo en cuenta el valor que tiene tanto en sabor  como en calidad, su cuidado tampoco se puede  descuidar después de su primer corte.

 

Después del primer corte.

Todos hemos tenido alguna vez esa desagradable experiencia que después de ser cortado al cabo de unos días puede salir ese desagradable moho;

Hay quien es partidario de mojar con aceite la parte descubierta tras el corte protegiendo con un papel transparente de cocina, cierto que se conserva pero el aceite puede cambiar el sabor y la protección del papel impide que transpire el jamón.

   Lo mejor es cubrir con las mismas lascas de tocino del mismo jamón cubierto con un simple trapo de cocina, de esta forma quedará protegido por el mismo aceite que desprende el tocino y la pata, el trapo protegerá el corte para que no esté expuesto pero además dejará que el jamón respire. Es muy importante que el tocino que usemos para cubrir este blanco, libre de zonas rancias, ya que si no le puede pasar el sabor al corte. 

Como y donde conservarlo.

El jamón debe de guardarse en un lugar seco, y si es posible no muy frío, puesto que el frío compacta la grasa y suaviza los sabores. La temperatura ideal de conservación es entre 18-20 grados con ambiente seco.

Tened en cuenta que dejarlo en un lugar húmedo hará que la humedad entre en la pieza siendo mas probable que a este le salga moho. La humedad es agua en el aire, y si le entra al jamon es igual que ponerle agua al jamón.

Temperatura ideal de consumo del jamón

El jamón se debe de consumir entre 25-27 grados, a esta temperatura la grasa empieza a fundir y esto potencia el sabor textura en boca. Para conseguir esta temperatura hay varios trucos caseros, uno de ellos es calentar el plato para que poco a poco el jamón vaya poniendo-se a la temperatura correcta, otro es ponerlo bajo una lampara o en el caso de que este envasado al vacío se puede sumergir la bolsa sin abrir en agua caliente durante 10-15 segundos, luego será mucho mas fácil manipularlo porque la grasa se convertirá en aceite.

Otra buena opción.

Si no lo vas a consumir de forma rápida, lo mejor es lonchear-lo por expertos maestros y envasarlo al vacío por raciones, mantendrás el mismo sabor y la misma calidad, se pueden mantener perfectamente en la nevera, aunque siempre mejor sacarlos unas horas antes para que coja la temperatura correcta, lo que vayas a necesitar en ese momento y sin preocuparse de que cambie el sabor, la calidad y que se eche a perder.

¿cómo cortar un jamón ibérico? vídeo demostración


 

También te puede interesar:

Queso Mahón Son Vives Semi Curado

Iberostarchef on Tour, ruta americana

Argentina por el turismo gastronómico

El Paladar, Jamoneria & Delicatessen. Manjares de pequeños productores

¿Que sal utilizas en tus platos?

Queso francés

El origen de la sobrasada

El pan, su origen

Festival Vino Somontano 2016

¿Conoces el origen de la Mayonesa? ¿Y de la Mahonesa?

 

 

Publicado el 26/5/2018 en Curiosidades

       

RSS 2.0 (Curiosidades) RSS 2.0 (El Blog de El Paladar)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

Tienda online

Productos más vendidos

 

Jamoneros Profesinales   

   Ensaimadas Mallorquinas   

   Tete de Moine   

   Jamón loncheado    

   Cortador de jamón