<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1722892944661005&ev=PageView&noscript=1" />

Las ventas de jamón ibérico sigue creciendo

       

La demanda del jamón ibérico supera a la oferta y los precios se disparan por encima de los 400 euros la pieza. La implantación de los envases del producto loncheado, más asequible, es cada vez mayor...

Las ventas de jamón ibérico sigue creciendo

El precio del jamón ibérico subirá creciendo por la continua demanda

La demanda supera a la oferta y los costos se disparan sobre los cuatrocientos euros la pieza de jamón. La implantación de los envases del producto loncheado, más accesible, es cada vez mayor.

El jamón es uno de los productos asociados a las fiestas navideñas, prácticamente como los polvorones y el turrón, y su consumo se acrecienta en este periodo debido a los regalos, al campo de la restauración y a su presencia en muchas mesas en las que se reúnen familiares o bien amigos. Las industrias de Los Pedroches están a puntito de concluir un año con cómputo positivo, en el que el periodo pertinente a la campaña de Navidad, entre octubre y diciembre, supone entre el treinta y el treinta y cinco por ciento de las ventas anuales. El año dos mil diecisiete ha supuesto un incremento del quince por ciento de media en las ventas de jamón para el campo industrial, conforme las fuentes consultadas.

Javier Castro, gerente de la compañía Belloterra, cuya factoría se halla en el polígono induatrial de Añora, resalta que han experimentado un aumento de las ventas del jamón de máxima calidad -cien por ciento ibérico de bellota amparado por la Denominación de Origen Protegida Los Pedroches- de entre el quince y el veinte por ciento en el dos mil diecisiete.

En la compañía Ibérico de Bellota Ibesa, con sede en Villanueva de Córdoba, las ventas se han aumentado en similares porcentajes, si bien tal como explica su gerente, Alfonso Blanco, «hemos ralentizado las ventas para continuar contando con existencias». Así, disponen de jamones «para finalizar la campaña de Navidad y para el año próximo».

Mas aparte de venderse más jamones, estos cuestan más. Alfonso Blanco recuerda que en la Navidad del dos mil quince había jamones de máxima calidad a doscientos veinticinco euros y en la del dos mil diecisiete superan los cuatrocientos euros (en torno a sesenta euros el kilogramo para una pieza de siete con cinco kilogramos). Tal como explica Javier Castro, la subida de costos se debe a que ha aumentado la demanda mas la oferta ha disminuido por el hecho de que los jamones que ahora se venden proceden en su mayoría de las campañas dos mil catorce y dos mil quince, «que fueron escasas de producción por la crisis del ibérico que se venía arrastrando desde el dos mil siete, que hizo que muchos ganaderos retiraran animales». Además de esto, las exportaciones prosiguen medrando.

A este respecto, el secretario general de la Denominación Los Pedroches, Juan Luis Ortiz, apunta que el incremento de costo, «provocado por una menor oferta, y quizá pues en los años precedentes no se correspondía con la naturaleza real del producto», está en torno a un treinta por ciento con respecto a años precedentes.

Ortiz piensa que «es un incremento lógico para amoldarse a los costes de los cerdos hoy día en el mercado, que asimismo han sufrido esta subida». El producto de bellota cien por ciento ibérico no tiene hoy en día ningún inconveniente de venta, si bien «hay escasez de producto curado para atender a las demandas del mercado».

Los gerentes de Belloterra y también Ibesa coinciden en que no es bueno que prosigan subiendo los costes y aguardan que se estabilicen por el hecho de que ya hay clientes del servicio que están escogiendo otros productos debido a que no están prestos a abonar esos costos por un jamón de bellota. Javier Castro apunta que «tiene que tener un coste pues procede de un animal propio y de producción limitada», mas no ha de ser inalcanzable.

Una de las apuestas de las industrias de Los Pedroches para «democratizar» el consumo de jamón es la de los loncheados. En Ibesa han mejorado el taller de corte y en Belloterra 2 personas están continuamente cortando jamón «porque el noventa por ciento es corte a mano».

De este modo se venden bultos de entre cincuenta y cien gramos y «hasta hay restaurants que nos encargan los platos ya preparados», conforme cuenta Javier Castro. El corte a mano se impone al efectuado a máquina.

 

Publicado el 18/12/2017

       

RSS 2.0 (El Blog de El Paladar)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

Tienda online

Productos más vendidos

 

Jamoneros Profesinales   

   Ensaimadas Mallorquinas   

   Tete de Moine   

   Jamón loncheado    

   Cortador de jamón