Carrito
No hay productos en el carrito
Idioma
Bombones Flores Cappuccino 72g.

Bombones Flores Cappuccino 72g.

0.0/5 0 Opiniones
Disfruta de la sofisticación y el sabor excepcional de los Bombones Flores Cappuccino Chocolates Amatller 72g. Estos chocolates artesanales, con una suave mezcla de cappuccino y chocolate, son un regalo perfecto para los amantes del dulce. Ver más
Más info sobre Chocolates Amatller...

  • Sku 222766
Descripción

Bombones Flores Cappuccino Chocolates Amatller 72g: Delicadeza y sabor en cada bocado

Los Bombones Flores Cappuccino Chocolates Amatller 72g son una verdadera obra maestra de la chocolatería artesanal. Cada bombón es una pequeña joya que combina la suavidad del cappuccino con la intensidad del chocolate, creando una experiencia de sabor única.

Sofisticación y calidad

Chocolates Amatller es sinónimo de calidad y tradición en el mundo del chocolate. Estos bombones son el reflejo de su compromiso con la excelencia. Cada detalle, desde la selección de los ingredientes hasta la presentación, está cuidadosamente elaborado para ofrecer una experiencia inolvidable.

Un regalo perfecto

Los Bombones Flores Cappuccino son un regalo perfecto para cualquier ocasión. Ya sea para sorprender a alguien especial o para darte un capricho, estos bombones son una elección sofisticada que demuestra aprecio y buen gusto. Su presentación en una caja elegante agrega un toque de lujo a cualquier regalo.

Más info sobre Chocolates Amatller...
EL LEGADO DE LOS AMATLLER
La dedicación de los Amatller a la elaboración de chocolate empieza a finales del sXVIII, cuando Gabriel Amatller llega a Barcelona procedente de Molins de Rei, e instala una pequeña industria artesanal de fabricación de chocolate en el barrio de Santa María del Mar. 

Con los años, los hijos de Gabriel, Antoni y Domingo Amatller Ràfols, ampliaron el negocio con el comercio de frutos coloniales, con lo que se aseguraban el suministro de las mejores selecciones de cacaos, azúcares y vainillas para la fabricación de sus chocolates.
Antoni Amatller i Costa, nieto del fundador del Chocolate Amatller.

La fábrica Amatller del Poblenou, proyectada por el arquitecto barcelonés Pere Bassegoda y finalizada en el año 1878.
Cuando Antoni Amatller Costa, nieto del fundador, llegó al frente de Chocolate Amatller, la marca ya era importante dentro del mercado español. 

Sin embargo, él la llevó a un nivel superior, convirtiéndola en un modelo industrial y comercial del momento. A él se debe el extraordinario legado artístico publicitario de la marca que ha conseguido perdurar a lo largo de los años hasta hoy. 


Antoni era nieto del fundador de Chocolate Amatller, y siendo muy joven recorrió media Europa para descubrir nuevas tecnologías industriales. En 1878, con sólo 28 años construyó una moderna fábrica en Sant Martí de Provençals con un sistema de producción revolucionario, que permitía fabricar a gran escala, más rápido y sin perder calidad. 

Periódicamente viajaba a Cuba para supervisar personalmente las cosechas de cacao que importaba para elaborar su propio chocolate. Con él, la marca Amatller llegó a ser marca líder en España y un referente en Europa.
Antoni Amatller encargó obras a prestigiosos artistas del momento para sus anuncios publicitarios.
Además de la visión industrial y tecnológica, otra de sus principales  aportaciones a Chocolates Amatller  fue su gran visión comercial , introduciendo una novedosa técnica de venta, la publicidad.
Además de la visión industrial y tecnológica, otra de sus principales aportaciones a Chocolates Amatller fue su gran visión comercial, introduciendo una novedosa técnica de venta, la publicidad.
La Casa Amatller, en el Paseo de Gracia nº41 de Barcelona, fue la primera de las casas modernistas de la Manzana de la Discordia.
Su gran aportación al arte y arquitectura del Modernismo barcelonés fue el encargo de construcción de su vivienda, la Casa Amatller, diseñada por Antoni Puig i Cadafalch en el número 41 de Paseo de Gracia de Barcelona.

Antoni Amatller murió en 1910. Su hija, Teresa, continuó durante varias décadas más el negocio del chocolate, hasta que, al no tener descendencia, decide vender Chocolates Amatller SA. 
La familia Coll, una familia de tradición elaboradora de chocolate desde 1840 adquiere la marca en 1972 y la ha mantenido vigente en el mercado sin interrupción hasta el día de hoy.

Opiniones

Tiempo de carga: 0.500 segundos