Más en Quesos por País Anterior Siguiente

Tete de Moine

5/5 5/5 (12 Opiniones)

Queso Tete de Moine (SUIZO) de vaca redondo, se corta con un aparato llamado Girole, el cual forma una especie de flor de queso ideal para cualquier evento. De sabor suave pero persistente, queso Tete de Moine.
Ver más

IVA incluido


Más información

()

  • Código de referencia: 32030
  • Más en Quesos por País, Vaca, Tete de Moine
  • Marca: Tetê de Moinê
  • Peso: 850 gramos aprox.
  • Precio/kg: 25,60 €
  • Producto refrigerado: "Producto no disponible para fuera de España"
  • Precio de coste:
  • Unidades por pack:

Queso suizo Tete de Moine

Tete de Moine de vaca redondo, se corta con un aparato llamado Girole, el cual forma una especie de flor de queso ideal para cualquier evento. De sabor suave pero persistente,

Ahora puedes comprar online Tete de Moine, El Queso Tete de Moine (Cabeza de monje) procedente de Suiza y elaborado con leche de vaca. Se corta con un aparato llamado Girolle, consiste en una tabla con un eje de acero y una rasqueta, que al dar vueltas va formando unas virutas en forma de flores. De sabor intenso y es ideal para decorar platos. Tambien puedes comprar online el aparato corta queso Girolle.

Cómo es el queso Tête de Moine AOP

Conoce mas sobre la Máquina de cortar queso Tête de Moine en forma de flores

Zona de producción: el queso Tête de Moine AOP proviene del área francófona de las montañas suizas del Jura. Principalmente se elabora en los distritos de Franches Montagens, Moutier y Courtelary.

Tipo de leche: leche fresca de vacas alimentadas con pastos naturales, no ensilados. El uso de aditivos está prohibido.

Forma y dimensiones: cuerpo cilíndrico de 10 a 15 cm de diámetro. Altura entre el 70% y el 100% de su diámetro.

Peso: va desde los 700 gr hasta los 2 kg.

Corteza: dura, natural, consistente, de color ocre a ocre amarillento.

Pasta: semi dura, de color marfil-amarillo claro (según la temporada).

Maduración: hasta 34 meses

Degustación y maridaje

La forma original de raspar el Tête de Moine hace que se utilice tanto para su consumo directo como para decorar multitud de platos. El uso de la girolle aporta un componente muy lúdico: la flor se recoge con dos dedos, se disfruta de su fragancia y se come.

Se puede probar a pasar ligeramente el final de la flor por encima de un plato con pimentón dulce, que le añade un gusto muy especial.

El queso Tête de Moine AOP marida con vinos blancos, y es perfecto con el chasellas suizo, por su acidez y alta graduación. Pero también pueden acompañarse con vinos blancos como el verdejo o los gallegos, tipo albariño, y tintos jóvenes o con poca crianza.

Servido en los postres, con frutas de otoño, como las uvas o los higos, resulta perfecto.

Tête de Moine AOP

Puestos a ser originales, el queso suizo Tête de Moine AOP ha sabido distinguirse de la mayoría, y no tanto por su sabor como por su presentación y, sobre todo, por su curioso corte en forma de ‘flores’, concretamente de un clavel.

El nombre también da pistas de sus excentricidades, y es que tête de moine significa cabeza de monje en francés. Así es como se le bautizó por recordar lo bien que comían los religiosos, a quienes se les atribuye su invención y que, al parecer, siempre tenían en su mente o en su cabeza este manjar, aunque también hay otra versión que se refiere a la similitud entre la forma del queso y la coronilla de los monjes.

Sea cual sea la razón de su curioso nombre, el tiempo le ha ido haciendo ganar fama por su sabor intenso, su gran aroma, su masa compacta y la original forma cilíndrica de un queso que es más alto que ancho, distinto a la imagen de queso suizo que muchos relacionan con grandes ruedas y con una pasta llena de agujeros. Tanto la denominación de origen tête de moine como el raspado en forma de flor están protegidas de imitaciones por la ley.

El queso Tête de Moine AOP también es conocido como Bellelay, por el monasterio del Jura, su región de procedencia (en el cantón francófono de Berna), donde los monjes lo elaboraron por primera vez hacia el siglo XII.

La primera referencia que consta de esta variedad de queso es bajo el nombre de Bellelay y data del año 1570.Fue más tarde, durante la Revolución Francesa, cuando pasó a conocerse con el nombre de Tête de Moine que ya le ha hecho inconfundible.

 

Peso850 gramos aprox.
Precio/kg25,60 €
Producto refrigerado"Producto no disponible para fuera de España"

Tête de Moine es un queso suizo. Su nombre, que significa "cabeza de monje", se deriva de su invención y en un principio la producción por los monjes de la abadía de Bellelay, ubicada en la comunidad de Saicourt, en el distrito de Moutier, en la zona montañosa del Jura bernés, la región francohablante del cantón de Berna.

Flores de queso en cabezas de monjes: El Tête de Moine

Fuente: http://blogs.elpais.com/el-comidista/2012/07/flores-queso-tete-de-moine-girolle.html 

Existen pocos quesos en el mundo tan peculiares como el tête de moine. Debe su nombre a un corte de pelo. No se corta con un cuchillo, sino que se raspa. Se sirve en forma de flores, no de tacos ni de lonchas. Su éxito internacional se debe al instrumento para manipularlo, la girolle,cuya invención a principios de los ochenta multiplicó por diez las ventas del queso.

Hace algunas semanas tuve la suerte de visitar el lugar donde nació esta pequeña maravilla, la Abadía de Bellelay, donde existe un pequeño museo que en el que narra su historia. Los monjes benedictinos comenzaron a elaborarlo en el siglo XII, con el objeto de aprovechar la abundancia de leche de vaca del verano para los meses de invierno. El descubrimiento de la técnica del raspado no se debe a que en la abadía hubiera algún Ferran Adrià suelto, sino a la picardía vacaburresca de los religiosos. Para que sus incursiones nocturnas a la despensa no se notaran, en vez de cortarlo lo raspaban, y así se dieron cuenta de que su sabor mejoraba notablemente gracias al mayor contacto con el aire.

La invasión de las tropas revolucionarias francesas llevó consigo el desmantelamiento de la abadía a finales del siglo XVIII. A partir de entonces el queso se fabricó en queserías de la zona, y poco después empezó a denominarse tête de moine (cabeza de monje) por el parecido del raspado con la tonsura monacal. Pero el verdadero momento clave para la variedad llegó en 1981, cuando Nicolas Crevoisier creó el aparato de corte que lo lanzó a la fama.

Crevoisier era un mecánico de precisión que trabajaba en la industria relojera. Cuando esta entro en crisis, dedicó sus esfuerzos a inventar un trasto que facilitara la tarea de raspar el tête de moine, para la que se requería cierta habilidad. Antes se habían fabricado algunos artilugios un tanto estrambóticos, cuyos ejemplares se conservan en el museo. Crevoisier dió con la solución definitiva al atreverse a clavar la cabeza de monje sobre un eje, acción considerada poco respetuosa con la religión y con los cerebros monacales hasta entonces.

Tiendas El Paladar Jamonería y Delicatessen

tiendas El Paladar

Tete de Moine | Comprar queso Tete de Moine online
Tete de Moine Tetê de Moinê Quesos por País Desde 22,90€

Queso Tete de Moine (SUIZO) de vaca redondo, se corta con un aparato llamado Girole, el cual forma...

12 Opiniones

Peso850 gramos aprox.

Borrar historial